turnos online recetas online
dermatología estética vacunatorio
...
......
   

TRASTORNOS DE LA CONDUCTA ALIMENTARIA
ANOREXIA Y BULIMIA

por la Lic. María Victoria Mosca

Los Trastornos de la Conducta Alimentaria, se dan generalmente en adolescentes, principalmente mujeres, entre 14 y 20 años de edad, afectando al 3,2 % de esa Población. Su incidencia se da principalmente en adolescentes de un elevado coeficiente intelectual, de familias de clase media-alta.
La anorexia nerviosa, se caracteriza por una pérdida progresiva y pronunciada de peso, mayor al 25% del Peso Habitual, con una notoria reducción de la ingesta, con un aumento exagerado de la actividad física, en muchos casos, y la aparición de amenorrea ( ausencia del período menstrual) en las mujeres.
Dentro de las causas podemos nombrar fundamentalmente, una severa distorsión de la Imagen Corporal, el espejo les refleja una imagen totalmente diferente de la realidad. Aparece acá la influencia de la moda que subraya la importancia de la delgadez asociada a la belleza.
Generalmente son personas con una estructura de personalidad muy autoexigente, estrictas y con una gran necesidad de autocontrol. Pero lo que podemos destacar por sobre todas las cosas, es un miedo profundo a enfrentarse a las complicaciones, responsabilidades y compromisos sociales y sexuales de la edad adulta..
¿Cómo podemos hacer para darnos cuenta cuando un familiar padece este trastorno?
Debemos prestar atención a los cambios notorios en su Peso Habitual y a sus conductas frente a la comida, ya que presentan una conducta obsesiva frente a la misma. Comienzan a seleccionar y restringir exageradamente los alimentos convirtiéndose esto en una obsesión que les ocupa prácticamente todo el día. Así como también, en muchos casos, el aumento exagerado de la actividad física.
El Tratamiento de estos trastornos debe ser abordado por un grupo interdisciplinario formado por médicos, psicólogos y nutricionistas.
Entre los Objetivos de la Terapia Nutricional, debemos fundamentalmente :
-Lograr una alianza terapéutica con el paciente, ya que no son pacientes fáciles de abordar, y además, muy resistentes a todo tipo de cambio en su estructura.
-Ir modificando creencias, conductas y sentimientos hacia la comida.
-Motivar el cumplimiento ó adherencia al cambio.
-Normalizar hábitos alimentarios.
-Resolver las deficiencias nutricionales y normalizar el peso del paciente.

La Bulimia, se caracteriza por una pérdida del control con respecto al consumo de alimentos. Alternan el comportamiento urgente de comer sin control (atracón), seguido de comportamientos inapropiados (purgas). Ya sea provocando el vómito, uso de laxantes, realización de ejercicios físicos en exceso.
A diferencia de la Anorexia Nerviosa, los pacientes bulímicos pueden tener un peso cercano al normal pero con mucho miedo a ganar peso.
Una de las principales características es el sentimiento de culpabilidad luego de un ciclo de atracones y purgas a escondidas.
El descontrol alimentario actúa como un escape emocional teniendo frente al alimento una conducta de impulsividad y posesión. Son generalmente personas con baja autoestima e intentan aliviar las frustraciones con la comida.
Las carencias nutricionales varían entre los individuos y dependen mucho de los episodios de atracones y purgas, apareciendo irritación de esófago, rupturas y lesiones en los labios, callosidades en los dedos, etc.
El Objetivo del Tratamiento Nutricional está dirigido fundamentalmente a:
-Eliminar los atracones y purgas.
-Derribar mitos sobre la idea de regular el peso corporal a través de los comportamientos purgativos.
-Promover un cambio de conducta alimentaria, desarrollando un patrón normal de 4 comidas y 2 colaciones.
-Promover una alimentación saludable.

Los tratamientos son largos, en general tienen buena evolución, pero requieren ser tratados lo más tempranamente posible por un equipo capacitado y con un gran apoyo familiar. Sabemos que a veces difícil lograrlo cuando uno ve a un familiar padeciendo un trastorno de este tipo, pero está comprobado que la impaciencia, la intolerancia, la agresividad, llevan a un fracaso en el tratamiento. Son pacientes que necesitan amor, comprensión, perseverancia y apoyo.
Lic. María Victoria Mosca
MN 1925 – MP 750